MUJERES QUE NOS INSPIRAN: SAMANTHA JANE Y SU LIBRO “QUARTER LIFE POETRY”

Esta semana hemos descubierto a Samantha Jane. Nosotras a ella no la conocemos de nada, pero ella en su obra parece que nos conoce a todas.

Samantha tiene 27 años y es directora de arte. Le gusta garabatear sobre la vida y plasmar en el papel los problemas por las que todas pasamos en este kit kat de nuestra vida que está a caballo entre la adolescencia y la edad adulta.  

static1.squarespace.jpg

https://www.instagram.com/quarterlifepoetry/

No sabemos si todas vosotras que nos leéis rondáis la treintena, pero

¿quién no se siente más de un día no estar preparada aún para todas las responsabilidades?

Hace bien poco estábamos haciendo cualquier mamarrachada adolescente y de repente tenemos más obligaciones que diversiones. Más facturas que pagar que botellines de cerveza que ya no te tomas tantos. Gastamos nuestro sueldo que nos queda de pagar facturas en ropa, tonterías varias y en Amazon ( que es donde hemos comprado el libro). Tenemos la crisis existencial de los veintitodos, nos creemos que podemos con todo, pero aún llamamos muchas veces a nuestra mamá llorando. Nos negamos a ver que se nos pasa el arroz, porque pensamos que aún nos queda mucho que vivir antes de ser madres. Estamos atrapadas en algún trabajo que ocupa el 95 % de nuestra vida y el 5 que resta lo pasamos viendo Netflix. Mostramos nuestras vidas en las redes sociales y los likes nos provocan microfelicidad. No tenemos nada en la nevera, ni nos preocupa, porque ya comeremos un trozo de pizza fría que sobró de ayer. Vivimos en una vida con un desorden aparentemente ordenado. No nos comprometemos porque tenemos un tinder on fire que nos da opciones para cada noche….

Tranquilas, cero drama. Lo mejor es tomárnoslo con humor, como hemos visto que hace Samantha.

 

“Quarter LIfe Poetry” nos hace darnos cuenta de que no estamos solas. Tenemos que estar orgullosas de ser las mujeres de esta generación que está descubriendo nuevos problemas. No debemos avergonzarnos de exponerlos. Nadie nos ha enseñado a ser las mujeres de este futuro que ya está aquí, y que está lleno de distracciones que hace que no sentemos la cabeza. No nos sintamos culpables por no ser perfectas, o por no hacerlo todo bien. Tenemos que fallar, para aprender a no hacerlo. Tenemos derecho a cuestionarnos todo, porque ya no hay nada establecido.

 En definitiva, nadie dijo que fuese fácil ser mujer. Sí, somos un desastre.

Pero mola ser las chicas de ahora. 

Cristina Valbuena y Cristina Alonso