ÉCHATE FLORES, QUE TE LO MERECES

Nuestros escondites florales favoritos para regalarnos un "bouquet" cuando nos de la gana

No hace falta que sea una ocasión especial, ni tu cumpleaños ni tu funeral. No hace falta que nadie te las regale, porque vivimos en un mundo en el que nosotras nos podemos auto regalar flores, porque sí. No esperemos al príncipe azul o princesa rosa, que venga un día con un pedazo de ramo. Eso solo pasa en las películas.

Nosotras te proponemos un plan mejor. Levantarte un sábado por la mañana, ponerte guapa y salir a comprarte unas flores, para adornar tu casa, hacer la foto de rigor en Instagram y plantarlas en un florero como símbolo de autosuficiencia emocional. Las chicas de ahora somos así. Si no me regalas flores, ya me las compro yo.

Estamos en el momento perfecto, porque en Madrid han aflorado infinidad de establecimientos que le han dado una vuelta de tuerca al concepto tradicional de floristería. Ahora son puntos de encuentro, decorados de forma inspiradora, rústicos, llenos de olores y color, donde se ofrece algo más que un simple ramo de flores.

Algunas nuevas, y otras con muchísimos años de experiencia detrás, conseguirán que cuando salgas por la puerta con tu ramillete en la mano y metas la nariz entre sus flores, sientas que en medio de la ciudad has encontrado un trocito de naturaleza y el “arreglo” para tu vida loca.

Margarita se llama mi amor

Esta floristería la ponemos la primera porque es nuestra favorita, porque hemos vivido encima y asomarnos cada día al balcón y ver su repertorio de color en la acera, nos alegró muchas mañanas de color gris. Modernos y rústicos en el diseño de sus composiciones florales, cuando entras, pasas a una espiral de “me gusta todo” que no te deja salir de la esquinita de la Calle Fernando VI donde está colocada. Flores, árboles, hierbas silvestres, arbustos… a todo lo que encuentran en el campo le dan su toque especial.

C/Fernando VI 9, Madrid

Plantahe

En la calle Doctor Fourquet siempre pasan cosas chachis. Lo último un gabinete botánico donde todo es verde y se venden las plantas más geniales, adornadas en originales maceteros de diseños únicos. También venden otros artículos preciosos como láminas, bastidores, delantales con motivos vegetales... Para que además de llevarte una planta con un toque selvático, te lleves una obra de arte. Además no es solo una tienda, sino que organiza exposiciones de ilustración, conciertos y eventos en los que la naturaleza y las plantas botánicas son el tema central. Plantahe nos flipa.

C/ Doctor Fourquet 30, Madrid

Flores de Carlos Troya

Entre las callejuelas de Conde Duque, nos encontramos un día por la tarde con un local iluminado con una tenue luz, que en su interior esconde flores. Un atelier de flores por encargo, que es una delicia y en el que montan instalaciones atemporales para que cada vez que vayas, la experiencia sea totalmente diferente. Juegan como nadie con la estacionalidad de las flores y sus colores.

C/ San Hermenegildo 13, Madrid

Brumalis

Esta es LA FLORISTERÍA. Por sus flores, por su espacio, por su decoración y por su gusto haciendo todo lo que hacen. Somos muy fans de Brumalis. Todo lo que hacen lleva un toque asilvestrado y descuidado estéticamente estudiado. Ese es su punto especial, transmitir naturalidad habiendo un cuidado al detalle detrás. Cualquier época del año es el momento perfecto para hacerte con una de sus creaciones, Navidad, primavera, flores de invierno.... Además, imparten cursos para que aprendas a montarte tus propias cosas. Brumalis son dos chicas que convierten en cuquísimo todo lo que tocan.

C/ Covarrubias 20, Madrid

Salon des Fleurs

Una floristería de cuento. Un espacio mágico donde darte un gusto comprándote un ramillete y además tomarte un tentempié o merendola, rodeada de su olores y colores. Un inmenso ventanal que ilumina un espacio con un toque francés. Muy de chicas y muy muy guay.

C/ Guzmán el Bueno 103, Madrid

Moss

Esta floristería es el sinónimo de la alta costura de la las flores. Lo mismo te hacen un ramo, que hacen una gran instalación artística con la naturaleza de las flores como elemento central. Con sus arreglos transmiten sensaciones y son expertos en las composiciones de colores para que el cromatismo tenga sentido en todos y cada uno de sus arreglos.

C/ Don Ramón de la Cruz 51, Madrid

El invernadero de los Peñotes

Una casita invernadero en toda regla y además gigante. Lleva muchos años vendiendo plantas y flores y ahora además ha creado un espacio precioso, para que ya que te desplazas ahí a por su vegetación fantástica, te pegues un festín en su restaurante, comiendo dentro de su palacio de cristal. Mola todo. Perfecto para pasar un sábado chachi.

Av/ de Fuencarral 831, (Alcobendas) Madrid

 

Cristina Valbuena y Cristina Alonso.