10 LECCIONES DE ESTILO (Y VIDA) DE JANE BIRKIN

Puede que Jane Birkin sea la mujer que más mola del planeta Tierra. O por lo menos para nosotras, que forramos nuestras carpetas con su cara hace ya dos décadas (Dios mío cómo pasa el tiempo!). Deleitadas en un primer momento por su indiscutible belleza infantil y andrógina, fuimos descubriendo con el tiempo las mil cosas que nos fascinaban de ella y su historia. Os vamos a contar 10… Atentas!

Blow up.

Con solo 20 años la actriz participó en la mítica cinta de Antonioni y revolucionó a su país natal (Gran Bretaña) al mostrar el bello púbico en pantalla. Por aquel entonces estaba casaba con el compositor John Barry, con quien tuvo su primera hija (Kate)un año más tarde.

París.

En 1967 se separa de Barry y aparece en París, donde se convertirá en la francesa de adopción por excelencia, representando ese “je ne sais quoi” de las parisinas mucho mejor que ninguna nacida a las orillas del propio Sena.

Je t’aime, moi non plus. 

Gainsbourg había grabado “la canción de amor más bella del mundo” para su entonces amante Brigitte Bardot, pero cuando el marido de esta la escuchó en la radio se lió tal desastre que la actriz pidió al compositor que la retirase inmediatamente. En 1967 Serge y Jane se conocieron porque ambos iban a protagonizar la película Slogan. El principio de la cita para conocerse fue un desastre pero cuando Birkin huía de su comensal en el restaurante tras oírle reírse de ella, este la siguió y comenzó una noche interminable y una de las relaciones más seguidas por la prensa y adoradas por el país y el mundo.

En 1969 Serge la convence para que interprete con él “Je t’aime moi non plus” y ella (aquí viene el momento fan) no se anda con remilgos ni celos y graba una exquisita versión que supera la primera y bate récords en todo el mundo, convirtiéndose en una de las canciones más célebres de la historia de la música.

El bolso de mimbre.

Con las niñas siempre alrededor y un ritmo de vida frenético, Jane necesitaba un bolso cómodo y grande, por eso siempre llevaba con ella una cesta de mimbre. Un día se encontró en un avión con Jean Louis Dumas, el dueño de la marca Hermès, quién se extrañó del bolso que portaba Jane. A raíz de este encuentro, ambos diseñaron juntos el mitiquísimo modelo Birkin de Hermès que acumula interminables listas de espera y cuyo precio es, por supuesto, desorbitado.

Lo mejor de todo es que ella siguió llevando a todas partes su cestita original.

Litle Black Dress.

Si conoces a alguien a quien le quede mejor un sencillo vestido de punto negro, háznoslo saber. Imposible.

Melody Nelson.

El dúo Birkin- Gainsbourg dio mucho de sí en el mundo del arte. En 1971 Serge escribe y compone su primer obra conceptual que pasará a ser uno discos de culto más reseñables de todos los tiempos. ¿La protagonista? Jane, bueno, Melody. Una garçonne de 15 años que choca en su bici con un Rolls Royce. El romance entre la joven y el conductor se desarrolla a lo largo de la cinta que concluye con la muerte de Melody en “Cargo culte”, el último tema del disco. Birkin está maravillosa, su voz frágil parece que se va a romper y cada vídeo es una pequeña joya que probablemente, hayamos visto mas de mil veces.

Encaje blanco.

Entonces aparece ella con ese look de encaje blanco y el mundo se detiene. Por eso es la culpable de todos los vestidos “parecidos” que hemos ido acumulando en nuestro armario, sí, esos que nuestro novi@ dice “¿Pero no tenías uno igual?”.

Encaje blanco.jpg

Bardot.

Y llega el momento en que te llaman para grabar con la actriz que tuvo la historia de amor más controvertida con tu actual marido. Además la chica en cuestión es el mayor sex symbol de Francia y hay un póster gigante de ella en tu salón (Sí, un caprichito de Serge). ¿Y tú qué haces? Pues tú eres una señora y aceptas el papel y le dices a todo el mundo que la Bardot es más guapa en realidad y que es maravillosa. Ole tú, Jane.

Sena.

Una noche en la que ambos (Jane y Serge) habían bebido de más, la pareja había tenido una pequeña pelea y Serge se fue para casa. Jane salió corriendo detrás y, como no le alcanza, decidió tirarse al Sena para llamar su atención.

A ver, no es que queremos hacer una exaltación de la discusión romántica, para nada, pero si alguien está tan chalado como para tirarse al Sena en plena noche, queremos que sea nuestra amiga, ¿vale?.

Delgadez.

Si en 1970 hubiese existido a IG, a Jane la hubieran llovido los comentarios tipo “Que alguien le de un bocata”. Y tan mal está juzgar el cuerpo de una mujer por sus kilos de más como por los de menos. Jane vivió algo acomplejada los primeros años de su juventud por la forma andrógina de su cuerpo, no tenía curvas de ningún tipo, pero después pareció empezar a darle igual y ni wonder-bra ni leches… mirad!

Cristina Valbuena y Cristina Alonso