BAÑADOR A LA VISTA

BAÑADOR A LA VISTA

Un poquito de #BoPo para plantarle cara a tu amiguita celulitis.

¿Qué son esos puntitos rojos en el calendario? Alarma: Son las vacaciones.

Sabemos que muchas de vosotras estáis como nosotras, panicando con este temido momento. Y es que, como haga buen tiempo… vamos a tener que estrenar, o, mejor dicho, embutir el bañador. Nos hemos mirado al espejo y al igual que cada año, parece que no reconoces ese reflejo que ves enfrente. Blancas como un culo, hay un par de polvorones que aún no se han ido desde enero, y una cosa parecida a la piel de las naranjas de Valencia se ha instalado en tus piernas… que parece más que la del año pasado.


Empieza el proceso de no gustarte, porque has visto en un par de instagramERS, influencERS, bloggERS y en alguna que otra marca de bañadorERS, que este año, OTRA VEZ, se llevan las “tías buenas”… ¿cuándo se van a poner de moda los cuerpos rubenescos?. Mierda. Que es marzo y ya están morenas y estupendas…Mierda. Encima, las revistas, andan crucificando a todas aquellas que, este año han aparcado las sentadillas, tienen papada o tienen un poco más de donde agarrar. Que puta mierda.

 Bueno, las clases intensivas de mercadotecnia y publicidad nos han enseñado que es una invención para que nos sintamos mal con nosotras mismas y no nos queramos cuando nos miramos en pelota picada, subidas a la báscula y con ese espejo traicionero delante. Así consumimos más productos light, cremas reafirmantes, más ropa de deporte, más suscripciones a Kayla… y mientras estamos ocupadas odiándonos, no nos quedarán ganas para la revolución.


La teoría es fácil, nos la sabemos. Son unos embusteros. Pero en el día a día es un disgusto tener que compararte con toda esta gente estupendísima que parece que no hace ningún esfuerzo. Sobre todo, cuando llevas 45 días sin probar pizza, a ver si ese culo que te ha salido debajo de tu propio culo, desaparece. (No, no desaparece, te lo decimos por experiencia propia).

Por eso hoy, queremos darnos un empuje de autoestima (ya que el mercado no lo hace) para que afrontemos con un poco más de alegría ese momento bañador.

Lo que tienes que saber celulitis, retención de líquidos y estrías.

Información de última hora sobre estas 3 amigas: TODAS LAS TENEMOS. TO-DAS. Son de tu pandi. La tienen tu amiga, tu madre, tu compi de trabajo, esa que va sentada en el bus a tu lado, la que es portada esta semana de la revista… Ya seas morena, rubia, alta, baja, delgada o gordibuena…Todas las mortales tenemos. Y se van de vacaciones contigo ( y con la menstruación también, que suele apuntarse). Por eso, no nos martiricemos.

¿Cremas? Nosotras tenemos comprobado que no es la crema, es más el masaje que te das y ni eso, no hay milagros. Solo queremos decirte que puedes tenerlas o no tenerlas, intentar eliminarlas de tu vida o no, obsesionarte o pasar olímpicamente... Nosotras queremos cambiar la forma de mirarnos. Que es lo primero que tenemos que hacer. Piensa que no estarás sola en la playa, que allí es estaremos todas con nuestras lorzis, todas juntas con nuestras vergüenzas al aire libre. Y que te mires con amor, porque cuando lo haces te ves mejor. ESO ES ASÍ.

Titi…deja de compararte.

Cuando nos sentamos en la playa a mirar a otras chicas y compararnos (agárrate como lleve el mismo bañador…), solo nos hacemos daño a nosotras mismas.

Esa está muy delgada, esa está más gorda que yo, menos mal que no tengo esas “patorras”, que tía “escuchimizada”, vaya bañador apretado que lleva, donde va con esas tetas, donde va sin ellas... Creemos que estamos odiando a las demás cuando en realidad nos estamos proyectando una autocritica a través de una pobre veraneanta que se cruza or delante de tus narices. Pues ya basta. Coge un papel y un boli y apunta en una lista las cosas que te gustan de ti. Deja de prestar atención al culo, la tripa, las tetas y las piernas de las demás. Fíjate en lo que tú tienes y sácale partido a lo que más te gusta de ti. Cuando tú te ves bien, lo proyectas para afuera. Repitamos todas juntas : Competir = cacaaaaaa.

Un poquito de detox digital o sigue cuentas que promulguen el #BOPO

Si no solo te pasa a la orilla del mar, sino que las redes sociales también te agobian un poco…quítate un tiempo de ellas. Si las vidas perfectas, bañadores perfectos y los cuerpos perfectos que ves por IG te generan ansiedad o una tormenta de negatividad e inseguridades en tu mente…apaga y vámonos. O si no quieres o no puedes, al menos busca otro tipo de cuentas que promuevan el bodypositive, que den visibilidad la normalidad: pelos, estrías, michelines... otro tipo de belleza alejada del canon clásico que nos machaca. Os dejamos algunas de nuestras favoritas.

@curatedbygirls

Captura de pantalla 2019-03-19 a las 15.38.27.png
Captura de pantalla 2019-03-19 a las 15.39.19.png
Captura de pantalla 2019-03-19 a las 15.39.36.png
Captura de pantalla 2019-03-19 a las 15.39.02.png
Captura de pantalla 2019-03-19 a las 16.04.45.png
Captura de pantalla 2019-03-20 a las 14.15.37.png

Elige un bañador cómodo.

Nos pasa a todas que las modas que vienen nos meten en la cabeza lo que tenemos que llevar y lo que no. Pero ya somos mayorcitas para saber también con qué estamos cómodas. Porque muchas veces no nos sienta bien y mentalmente nosotras vamos mal. Nos encantan esos bañadores de tiro suuuuupeeer alto, pero si se te meten por el culo, te aseguramos que quizá no sea un agradable día de piscina. Si se llevan los sujetadores sin aros y cada vez que te tiras en bomba se te sale una dominga…pues igual tampoco estas a gusto en la playa. O sí. A lo mejor esos con espuma que te ponen las tetas 10 cm más juntas tardan 3 años en secarse, pues pasando si no lo vemos claro.

Lo guay de irte de vacaciones es despreocuparte de todo. Por eso nosotras pensamos que lo mejor es elegir un bañador con el que te sientas cómoda se te salgan los melones o no. Que te veas bien, que te sientas bien independientemente de si es lo último de lo último. Porque cuando una va a gusto… va sexy a tope.

A nadie le importan tus defectos, deberían importarle tus virtudes.

Muchas de nosotras creemos que cuando ponemos un pie en la arena,  toda la playa nos mira la celulitis. Cuando nos estamos quitando el pantalón, toda la playa se gira a ver cómo estamos. ¿La realidad? Ni dios te está mirando. La playa es un hormiguero de culazos, tetamenes, patorras, cuerpos 10, barrigas cerveceras, muffins, abdominales…Una no da abasto para focalizar con tanto body, así que si alguien está mirando el tuyo será porque has hecho un match en toda regla. Fuera miedos y a lucir culete.

Cristina Alonso y Cristina Valbuena

MENOS PLÁSTICO ES FANTÁSTICO

MENOS PLÁSTICO ES FANTÁSTICO

HERSTÓRICAS

HERSTÓRICAS